‘Canción Animal’ de Soda Stereo cumple 30 años

Un disco fundamental dentro de la historia del rock nacional. Repasamos su historia.

En 1990, Soda Stereo ya era una de las bandas más importantes de la Argentina. Hoy, 7 de agosto, se cumplen 30 años de Canción Animal, el disco que le permitió al grupo mostrar un costado más crudo y directo.

En junio de ese año, Gustavo Cerati contó cómo surgió el nombre del nuevo trabajo: “Se debe en primera instancia a que es una de las canciones. Nosotros buscábamos otro. Quisimos llamarlo Tensión e integridad. En realidad creí que ese tema ‘Cancion animal’ representaba un poco la idea del disco. Los temas tienen un desarrollo, tienen una larga preproducción y todo eso”.

Luego de una extensa gira de presentación de Doble Vida, Cerati arrancó a componer lo que sería el próximo trabajo. Instalado en su departamento de la Avenida Alcorta, el cantante y guitarrista compuso las nuevas canciones que grabó en un demo. Muchas tardes, Zeta Bosio lo visitaba para descubrir las nuevas ideas.

“Ensayamos muchas horas para lograr un nuevo sonido de la banda y esa dedicación derivó en un disco rockero con mucha actitud. Sentíamos que estábamos haciendo un gran disco”, describió el bajista en su libro, Yo conozco ese lugar.

Soda llegó al estudio con los demos de temas como (En) El séptimo día, Cae el sol, Un millón de años luz, Entre caníbales, Sueles dejarme solo, Té para tres, Hombre al agua, Canción animal y De música ligera.

Los músicos se instalaron en los estudios Criteria de Miami a principios de junio. Alquilaron un departamento, con tres habitaciones grandes y una cocina en un condominio cercano a la autopista 95.

Soda tuvo el estudio a su disposición. Nada quedó librado al azar. “Los técnicos norteamericanos se sorprendían por la intensidad con la que trabajábamos: podíamos estar desde las 11 hasta 23, de manera casi ininterrumpida, siempre enfocados en nuestra tarea”, contó Zeta.

Adrián Taverna, histórico operador de sonido de la banda, resaltó la calidad técnica del estudio. “Tenía lo que nosotros estábamos buscando”.

Canción Animal tiene éxitos como “Hombre al agua”, “Sueles dejarme solo”, “Entre Caníbales, Té para tres y Un Millón de Años Luz.

De música ligera fue el corte y en poco tiempo se transformó en un himno del rock en castellano, que se cantó (y se canta) por todo el continente. El tema tuvo su origen en una colección de discos Clásicos ligeros de todos los tiempos que tenían los padres de Cerati. Un riff que nació de forma instantánea y que con los años ya es un clásico.

“Nadie sabe de dónde vino. Del más allá. Fue algo mágico. Estábamos probando sonido en Morelia antes de un show, eran tipo las 18, y era una época donde estábamos improvisando ideas para Canción Animal”, recordó Zeta Bosio. “Empezaron a salir los acordes y no cambiamos la estructura del tema. La progresión es la misma, el solo es el mismo. Es el tema más sencillo. Lo más difícil de hacer en el proceso creativo es justamente esa síntesis”, agregó.

El tema tomó protagonismo el 20 de septiembre de 1997, en la despedida del trío en River, con una fuerte y emotiva versión y con el final de “Gracias totales” por parte de Cerati.

De música ligera también tuvo su correspondiente clip que fue dirigido por Alfredo Lois, una suerte de cuarto Soda, compañero de la facultad de Cerati y Zeta, que trabajó en anteriores videos y en la imagen del grupo.

Para fines de los ’80, el trío ya pisaba fuerte por distintos países con giras multitudinarias. Canción Animal volvió a confirmar el éxito de la banda y sumó a nuevos seguidores. Soda diseñó un tour gigante, con un imponente escenario, con el mejor sonido y luces. Para trasladar toda la infraestructura hicieron falta siete camiones. Entre agosto de 1990 y mayo de 1992, el trío dio 81 shows repletos.

“Necesitábamos un contacto más fuerte con el público argentino y se decidió brindar 40 shows por las ciudades más importantes del país y por pueblos que nos quedaban de paso. Sentíamos una deuda pendiente. Nos habíamos pasado los últimos años girando mucho por Latinoamérica y poco por el país. Fue algo glorioso, una epopeya”, recordó Adrián Taverna.

La presentación oficial en Buenos Aires fue en Vélez, el 22 de diciembre de 1990. Aquella calurosa noche de diciembre, más de 40 mil personas disfrutaron de las nuevas canciones y del resto de los hits del grupo.

Gustavo Cerati, al igual que el resto de los músicos, lo vivió de una forma especial, gracias al calor de los fans. “Fue el día más feliz de mi vida. El más intenso. En ese momento estaba atravesando una situación totalmente negativa: mi padre estaba delicado de salud y eso es algo muy fuerte. Más allá de todo, el hecho de estar viviendo una situación límite y al mismo tiempo estar tocando para 40 mil personas no pasa por tu vida así nomás, de costado. Se puede suponer que cuando uno toca en estadios enormes y maneja cifras terribles, algo así le puede resultar natural. Nunca lo es y mucho menos si uno está tocando en su propia casa”, contó Gustavo Cerati, en una entrevista con de Clarín, en mayo de 1991.

La “Gira Animal” también tuvo una parada fuerte. Soda Stereo coronó ese 1991 con un show el 14 de diciembre, gratuito en la Avenida 9 de Julio, como parte del ciclo Mi Buenos Aires Querido II. Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti batieron récord de audiencia (300 mil personas) escribiendo un capítulo importante dentro de su historia.

Compartir en: