León Gieco publicó su nueva canción «Todo se quema»

El cantautor lanzó este single luego de nueve años de no grabar en estudios y como anticipo de un disco con canciones nuevas que presentará este año.

Todo se Quema es una canción de guitarras poderosas y lírica contundente, al mejor estilo León Gieco, crudo y honesto. Así el artista abre las puerta a un trabajo discográfico altamente esperado.

La canción se grabó en estudios de México, Estados Unidos y Argentina, y cuenta con Vinnie Colaiuta –habitual colaborador de Sting– en batería, Leland Sklar -músico de James Taylor y Phil Collins– en bajo y Michael Thompson (Elton John) en guitarras.

Gieco vuelve a concretar sesiones con Sklar, un músico al que valora por haber grabado en casi la totalidad de los discos del trovador estadounidense James Taylor, una figura a la que el oriundo de Cañada Rosquín admira profundamente.

// Leé también: Justin Bieber patea el tablero y sorprende con un nuevo EP

En este single, León cuenta con la participación especial del artista mexicano Jaime López, considerado uno de los pilares del rock de ese país, compositor de éxitos para bandas como Café Tacvba.

Jaime López, es referente del rock mexicano, como compositor, realizó el famoso Chilanga Banda, tema que le daría éxito a Café Tacvba, además de tener la particularidad de que sus letras son inteligentes y desinhibidas.

Y a nivel local, cabe destacar el aporte de Claudia Puyo, cuyos arreglos vocales le imprimen un sello muy particular a la canción.

El single llega de la mano de un videoclip en formato obra de animación, realizada por el artista Daniel Marín, en franca armonía con el recorrido de la canción.

LETRA DE «TODO SE QUEMA»

Hemos visto borrar

de un plumazo a un pueblo

casas, niños, madres

jóvenes, padres y abuelos

Hemos visto caer

parte de la historia

de este único mundo

que es lo poco que tenemos

Hemos visto llover

un centenar de balas

sobre inmigrantes

Y te hemos visto a vos

sentado en un balcón

en un sillón con monerón

mirando como

todo se quema

Cruzó tres fronteras

a San Diego al fin llegó

se llama Elizabeth

es del Salvador

Lo que quedó de ella

se juntó con su familia

lo que quedó de ella

un abrazo recibió

Lo que quedó de ella

un año nuevo festejó

lo que quedó de ella

lo empujaron a un avión

Gracias a un soplón

sentado en un balcón

en un sillón con monerón

mirando como

todo se quema

Ha visto presidentes

latinoamericanos

ir a España a festejar

el quinto centenario

Día de la raza

un nuevo aniversario

o el primer genocidio

que hubo en el condado

Es imposible juntar

agua con aceite

el mundo es una grieta

no resiste ningún puente

Y ahí está el huevón

sentado en un balcón

en un sillón con monerón

mirando como

todo se quema

Hemos visto argentinos

arrogantes futboleros

creer que todo el mundo

está pendiente de lo nuestro

Ansiedad, paranoia

Síndrome de Estocolmo

victorean a los chorros

que otra vez se llevan todo

¿Quién se quedó

con el dinero que gasté

pegando estampillas

en mi libreta de ahorro?

¿Y a dónde está el ladrón?

sentado en un balcón

en un sillón con monerón

mirando como

todo se quema

El campo necesita

para que le quede guita

cuatrocientos mil millones

de aero tintos venenosos

Hay quienes se envenenan

por lo que entra por la boca

hay quienes se envenenan

por lo que entra por la lengua

Hay quienes se envenenan

porque el estado mufa todo

Hay quienes se envenenan

votando un malo presidente

Y aquel se hizo trol

sentado en un balcón

en un sillón con monerón

mirando como

todo se quema

El uno por ciento quiere esto torcer

el nueve por ciento tiene el poder

de lo queda en su cuenta sólo come

y el resto se mueve sin saber por qué

Tantos años votando

y casi nunca resultó

nos piden los votos

pero nunca perdón

Le dicen al traidor

sentado en un balcón

en un sillón con monerón

mirando como

todo se quema

Volvamos la página

al rojo

Dejo al descubierto

la gente de mierda

que siempre odió a pobres

enfermos y viejos

Oliente, noviembre

que duro dos mil veinte

viví trescientos años

pero cumplo seis nueve

Estoy en un balcón

sentado en un sillón

con la tibiez de un calefón

mirando como

todo se quema

se quema

todo se quema.

Compartir en: