Ricky Martin en la Argentina: show cargado de clásicos

El cantante dio su primer recital en Buenos Aires bajo su concepto sinfónico ante un Movistar Arena repleto.

Ricky Martin tuvo su primera noche en Argentina con su propuesta sinfónica. Después de dos años, el artista regresó al país junto a su banda, más la presencia de una destacada orquesta, con el desafío de versionar su repertorio, pero sin perder su esencia.

El puertorriqueño repasó su trayectoria, con muchos clásicos que hicieron delirar a un colmado estadio. El imponente Movistar Arena fue testigo de una noche muy especial que quedará en el recuerdo de los fanáticos que esperaron desde hace varios días este momento tan especial.

Pasadas las 21.30, los músicos ingresaron al escenario para ocupar sus lugares. La emoción se adueñó del estadio hasta que Ricky apareció en escena con todo su carisma. “Pégate” fue el primer tema en sonar al ritmo de los tambores, seguido por “Volverás” y “Gracias por pensar”.

El espectáculo fue pasando por distintos momentos, con instantes más íntimos y con lugar también para la fiesta. Las pantallas fueron el marco perfecto para acompañar con distintas visuales cada una de las canciones.

Su gira Ricky Martin sinfónico es una propuesta musical diferente, que tuvo un gran éxito junto a la filarmónica de Los Ángeles, en el famoso Hollywood Bowl, con la dirección en dicha oportunidad del famoso director venezolano Gustavo Dudamel. El cantante decidió llevarlo por distintos puntos de Latinoamérica.

“Siempre he soñado en presentarme con una orquesta y hacer un show clásico. Poder transformar las canciones y presentarlas de una manera tan única es algo que tuve la oportunidad de vivir este año y fue verdaderamente maravilloso”, definió Ricky antes de comenzar el tour.

“Qué intensidad más bella. Ustedes son un vicio. Pasamos por altos y bajos, pero ustedes siempre están. Venimos a pasarla bien, a enamorarnos, a bailar y a quitarnos la ropa”, expresó con una risa en su cara.

Ricky demostró a lo largo del set todo su carisma, no solo con su música, sino también con lo que expresa con cada movimiento de su coreografía.

“Aquí tienen lo mejor de mí” expresó antes de arrancar con “La bomba”. El setlist siguió con “Ácido sabor”, “Con tu nombre”, “Fuego de noche, nieve de día” y “Disparo al corazón”. Sin respiros, el show siguió con un festejado medley: “Vuelo”, “El amor de mi vida” y “Te extraño, te olvido, te amo”.

Promediando el show, el público pudo disfrutar de “Tiburones”, “Asignatura pendiente”, acompañado por un chello y teclados, y el clásico “Vuelve”. El público no paró de bailar al ritmo de los hits “Livin´la vida loca”, con buenos arreglos de vientos, “Vente Pa´ca” y la fiebre mundialista tuvo su momento con “La copa de la vida (Cup of Life)”. El cierre fue con “Tal vez” y “Tu recuerdo”.

Una noche emocionante donde los fans se fueron felices. “Ole ole ole Ricky, Ricky…”, un aliento que se repitió a lo largo de toda la noche.

Compartir en: