Freak y popular, así es el nuevo disco de Vicentico, ‘El pozo brillante’

El versátil artista continúa corriéndose del lugar común y mostrando siempre su faceta más libre.

Pasaron casi veinte años desde su primer álbum solista, aquel que empezó a trazar un nuevo espacio para el cantante de Los Fabulosos Cadillacs. Hoy Vicentico lleva seis discos firmados en soledad. Con la salida de El Pozo Brillante el artista continúa corriéndose del lugar común. Se trata de un álbum tan freak y tan popular como él.

El álbum se mueve libremente de aquí para allá, hilvanado por el hilo de su voz, un sello lacrado tanto sobre bases programadas y guitarras orientales como al frente de ritmos de salsa y swing rockero.

“Pero entonces ¿qué es lo que soy yo?/ ¿Y qué es lo que veo alrededor de mí?/ Soy solo esto”, canta en el segundo tema del disco, No tengo, su impecable versión en castellano de Ain’t Got No, I Got Life, popularizada por Nina Simone. “Tengo mis ojos, tengo piel/ Y tengo oídos, tengo pies/ Tengo mis brazos y mis piernas para irme/ Tengo mi boca y puedo hablar/ Tengo mi pelo y libertad/ Y un sentimiento que me lleva donde quiera”.

VIDEO OFICIAL

Y aquí, ese “donde quiera” puede ser la salsa deforme que abre el disco (Freak), un brumoso beat con aires hindúes (¿Quién sabe?), un exquisito experimento que mezcla flamenco, trap y cha cha chá (Rima), e incluso meter, una detrás de otra, dos tomas de un mismo tema, Ahora 1 y Ahora 2, en plan pop irresistible. Siempre igual es la misma canción, canta y justifica.

VIDEO ORIGINAL

// Leer también: Olivia Rodrigo estrenó ‘Sour’, su primer disco

Tengo miedo podría ser un out-take del último trabajo de Los Fabulosos Cadillacs, La salvación de Solo y Juan (2016), en donde, como en casi todo el disco, los vientos se lucen; mientras que Solo para mí lo lleva con elegancia a ese territorio situado entre Sandro y Babasónicos, y Chau estrella tiene algo de presentación circense: “Yo tenía una orquesta y en ella tocaba/ No tenía instrumentos, ya los imitaba/ Y la banda tocaba y la gente deliraba” (¿Sgt. Pepper’s Lonely Heart Club Band?).

El Pozo Brillante cierra con El plan (La Reina del Miedo) y Vicentico vuelve a demostrar su habilidad para la melodía romántica, pero, una vez más, corriéndose unos metros más allá, con su voz fuera de foco, jugando con el misterio, las luces y las sombras.

Después de tres discos bajo el método de producción de Cachorro López, Vicentico decidió tomar parte en el asunto y coproducir el disco junto a Héctor Castillo, quien colaboró también en bajos y programaciones. Una jugada que, según él mismo confesó, le permitió moverse con mayor libertad: “Al producir yo, me dejé ir un poco”. Y ahí va él entonces, detrás de ese sentimiento, que lo lleva donde quiera.

Compartir en: